TDT: La Gran Estafa de la Televisión Digital

El mes pasado, unos días antes de lo previsto, y un par de años antes del cumplimiento del plazo establecido por la UE,  España alcanzó el‘apagón analógico‘, que para algunos pequeños pueblos ha sido un verdadero apagón, sin que a ellos les llegue señal alguna en estos momentos.

No sin solidarizar con estos habitantes, la intención de este post no es precisamente denunciar la situación de esta gente, más bien me dispongo a exponer la “ignorancia” de los gobiernos en la imposición de este sistema, con el beneplácito, como no, de los grandes medios audiovisuales que ahora ocupan los grandes quesitos del share.

La TDT es un negocio, que en Chile la harán coincidir con el Mundial de Fútbol, en otros países fue durante las Navidades,

Todo ese esfuerzo, toda esa promoción y toda esa propaganda para imponer la TDT  por su evidente temporalidad y carácter de parche– bien podrían haberlo focalizado en la mejora de las comunicaciones por Internet, abaratándola, universalizándola y llegando, esta vez sí, a todo el territorio.

De esta forma, nos ahorraríamos el lamentable paso por la TDT e iríamos directamente a lo que en breve formará parte de nuestras aburridas vidas televisivas: la televisión por IP, o lo que es lo mismo, ver la tele por Internet.

Hace bien poco, mi cuñado me enseñaba su flamante nueva tele de infinitas pulgadas que incluía la opción Wi-Fi, y que de una forma lamentablemente encorsetada te daba la posibilidad de navegar por YouTube, Yahoo! y otros espacios más o menos populares, pero no disponía de lo esencial, un buscador de teles como Gratis TV en el que pudieras seleccionar la televisión que quieras por temática, programación, idioma o país, algo que llegará, y que algunos ya tenemos en práctica en nuestras casas, pero que se popularizará justo cuando los de siempre consideren que ya ‘hemos’ (nosotros, los ‘teletontos’) amortizado los aparatos que ayudaron a cubrir de negro cenizo sus cuentas en los últimos años.

En la práctica ya estamos preparados para la televisión por IP, para ver todos los canales del mundo que nos apetezcan, para borrar definitivamente del mapa las antenas y paelleras que afean tejados y ciudades, para interactuar en los programas de forma natural, y estamos preparados para mucho más, para mucho más de lo que quieren gobiernos y medios de comunicación, para evitar la ‘brecha digital’, que incluso ellos, de forma falaz, dicen que trabajan para su estrechamiento.

Los medios alimentan políticos -con mensajes- y los políticos alimentan medios -con dinero-, ya sé que no digo nada nuevo, pero sí es verdad que es más fácil alimentar una sólo boca, o dos, o tres, o como mucho las cinco que a la vez alimentan los cerebros de los ciudadanos votantes con los mensajes que quieren emitir, que alimentar miles de medios de comunicación a los que pudiéramos tener acceso todos nosotros a través de la Red, es la tan manida como real atomización, un verdadero peligro para unos y una auténtica oportunidad para todos.

Este sinsentido tiene fecha de caducidad, cercana, y nuestro problema de no haber amortizado el ‘aparatejo’ que compramos -el que lo conserve y no se haya comprado ya 4 teles con ‘TDT integrado’- será mínimo en comparación con el papelón que van a tener los estómagos agradecidos de los grandes grupos de comunicación y los mal llamados gobernantes, que, al igual que les está pasando con la gestión en las Redes Sociales de sus marcas personales, de partido y de las instituciones que dicen representar, estarán más perdidos que el Tte Bello.

La inercia nos lleva a ver la tele por Internet, muchos ya lo hacemos, y ya he tratado de explicar las razones por las que no se fomenta ni populariza esta forma de entender las viejas 525 líneas.

Como siempre, en el ámbito en el que nos movemos, es el tiempo el que está situando a cada uno en su sitio, revolucionando mercados y trasladando al baúl de los recuerdos modelos de negocio, empresas, profesiones y servicios, y a su vez dando a conocer nuevos patrones, sociedades, empleos y ocupaciones relacionados con este mundo.

Algunos lo ven, pocos, otros prefieren la comodidad de la ceguera

La movilidad, siguiente paso natural -y que a todos nos está cogiendo claramente con el pie cambiado- unificará, en mi opinión, radio, televisión, prensa escrita, vídeo en demanda, libros y cualquier forma de comunicación que se nos ocurra en uno sólo, claro que no le estamos haciendo ningún caso al usuario que ya se está trasladando de forma masiva el soporte móvil, mucho más rápido de lo que Internet captó adeptos a finales de los 90 y principios de milenio.

GUZMAN – GARMENDIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s