Bush, el presidente más peligroso de EEUU

El escritor estadounidense Gore Vidal considera a George W. Bush el presidente más tonto y peligroso que ha tenido su país, el cual en el pasado padeció ya gobiernos con estas dos características, pero nunca con la actual magnitud.

Vidal, de 78 años, primo del ex candidato presidencial demócrata Al Gore y hermanastro de la ex primera dama Jacqueline Kennedy, habló para el semanario suizo Weltwoche desde su residencia en Italia sobre el gobierno estadunidense, los medios de ese país y el poder de convocatoria de una subcultura formada por personas curiosas y liberales que usan “los tambores del vudú’’.




JPEG - 22.5 KB


«Los medios en Estados Unidos son controlados por Bush. CNN es una tribuna de la Casa Blanca, el Washington Post, el New York Times, todos apoyan la política de Bush en Irak. No podía creer lo que oía: la “guerra preventiva” es un concepto fascista mencionado por última vez en 1949. Para cualquiera que crea en la democracia, la política de confrontación» del gobierno de Estados Unidos es un horror».

«Vea nada más cuántos enemigos se ha buscado Estados Unidos gracias a Bush. Cada vez que se mata a un niño iraquí y a su madre surgen 100 nuevos enemigos. Cuando un poblado es destruido tenemos 100 mil nuevos adversarios, y todos tienen primos que viven en Sumatra, Siria y Líbano».

«Lo logramos. Hemos insultado a mil millones de personas. Estados Unidos no ama la guerra, pero constantemente hemos estado involucrados en la guerra porque, según nuestra política, ésta es la forma de hacer dinero».

El actual presidente estadunidense no fue elegido democráticamente y su presencia en la Casa Blanca es, en sí, un hecho que ha destruido las libertades en ese país. «Bush no fue elegido por los ciudadanos, sino por el Tribunal Supremo. Debimos haber protestado y acusado formalmente a ese tribunal. Nadie quiso hacerlo porque el dinero estaba del lado de Bush. Ahora tenemos una situación en la que ya no hay lugar para la protesta, salvo en las calles, y éstas son controladas por la policía. Quien proteste será acusado de ayudar al enemigo. El führer se valió de este tipo de política en los años treinta».

Al señalársele que Bush no es equiparable a Hitler o Mussolini, Vidal aclara: «Estados Unidos ha cometido muchos errores. Lanzó una guerra contra México para adueñarse de California. En Filipinas matamos 200 mil personas con el pretexto de liberar su territorio de España. Hemos hecho cosas terribles, pero lo que este pequeño presidente ha realizado hace palidecer todo lo anterior».

« En las pasadas elecciones era otra cosa. Entre Bush y mi primo Al Gore no existía conflicto en lo fundamental. Los dos estaban a favor del ejército, por el poder militar, y por el Estados Unidos del empresariado».

«Pero no sabíamos que este hombrecito (Bush) tenía la ilusión de adueñarse del mundo, que atacaría a dos naciones que no nos habían hecho nada y que no estaban en posibilidad de hacerlo. El va y destruye primero Afganistán y después Irak. El Congreso no lo detiene. Ninguno de los medios lo critica por temor a perder su financiamiento. NBC, una de las más grandes televisoras estadunidenses, pertenece a General Electric, empresa que provee de armas nucleares al Pentágono. NBC jamás dirá algo crítico hacia la guerra o hacia la política de agresión estadunidense», señala.

Al preguntársele si hay alguna esperanza ante esta situación, contesta: «En realidad no. La única esperanza sería que Estados Unidos cayera en bancarrota. A nuestro país también se le acaba el dinero. Apuesto a que en un año estaremos tan quebrados que ya no podremos pagar los impuestos para compensar nuestro déficit presupuestal».

«¿Cómo detener entonces el terrorismo internacional?», pregunta el entrevistador.

«¿El terrorismo internacional? Osama Bin Laden tenía una estrategia. He leído todos sus comunicados. Pero Bush, este pequeño terrier, guau, guau, que se ostenta como gran señor de la guerra ¿cuál es su estrategia, fuera de usar el terrorismo internacional como arma propagandística electoral. Se veía tan tonto cuando leyó su discurso por televisión (imita el gesto y la voz de Bush) “soy un líder de tiempos de guerra. Un señor de la guerra. Como Lincoln, Ford, y ¡ah, sí¡, Chevrolet”».

Agrega que Silvio Berlusconi «por lo menos ganó él solo el dinero con el que compró sus medios de comunicación. Bush tiene su dinero gracias a su apellido (…) Hemos tenido muchos presidentes tontos, pero Bush ni siquiera puede leer bien. Apenas y puede pronunciar un discurso llamando a la guerra. No logra discernir claramente ningún pensamiento, mucho menos formularlo. Al menos en este sentido es representantivo. Muchos estudiantes estadunidenses no saben leer. El presidente no tiene idea de historia ni de lo que sucede fuera de las fronteras de su país».

El entrevistador señala que dentro de la cultura estadunidense Bush no es juzgado con tanta dureza, y Vidal responde: «Obviamente usted no va con a frecuencia Estados Unidos. Vaya al sur del Mississipi, a la ciudad donde nació mi abuelo. Hay 600 habitantes y cinco iglesias que predican el fundamentalismo cristiano. Cada palabra que sea subrayada con Nuestro Señor Jesucristo es verdad. Todo lo que él diga es correcto. Quien no crea en esto se irá derecho al infierno, empezando por mí».

JPEG - 20.4 KB


Henry James llamó a Washington “la galería de los susurros”. Con Truman y Eisenhower, y más tarde con Kennedy, los susurros se convirtieron en gritos. Jack (Kennedy) fue el primer presidente de la televisión. Hoy, la presencia en medios cuesta tanto dinero que ninguna persona honrada puede obtener más que un pequeño puesto ciudadano. O te vuelves un corrupto o trabajas para corruptos».

Niega que a su país lo ligue «una relación amor-odio», como le dice el entrevistador: «Me unen mis sentimientos hacia los seres humanos y no hacia un país. Tengo una pasión por ciertas instituciones como es la Declaración de Derechos y la Constitución. Hace poco escribí un libro sobre esto Inventando una Nación. ¿Qué hicieron los primeros presidentes de Estados Unidos y qué fue lo que eligieron? Se vendieron varios miles de ejemplares de este libro, relativamente costoso, impreso por la editorial de la universidad de Yale. Ninguna editorial creyó que se convirtiera en un best-seller. Pero evidentemente la gente tiene curiosidad, por lo menos la gente que es capaz de leer sin tener que mover los labios al mismo tiempo».

Se preguntó a Vidal si el poder es, como escribió Elías Canneti, «la ilimitada posibilidad de obtener información».

«Esta definición es de Maquiavelo. Evidentemente usted no ha leído a Henry James, uno de nuestros más grandes escritores. A él le fascinaba esta pregunta: “¿Quién sabe qué, cuándo?”. Uno de sus libros trata de tres hombres muy ricos de Nueva York. Cada uno trata de averiguar del otro qué es lo que sabe el tercero. Es un juego de poder».

Sobre si los medios tienen poder real o se les sobrestima, señala: «He hablado de esto con Noam Chomsky. Di una conferencia sobre el tema en Harvard. El vive cerca de ahí, en Cambridge. No se publicó una sola línea acerca de mi plática en todo Boston, y sin embargo el auditorio estaba repleto. Tuvimos que transmitir la conferencia en circuito cerrado a la pantalla que estaba en otra sala, que también estaba a reventar».

«Días más tarde me encontré con Chomsky y le pregunté ¿por qué tanto público si no hubo una sola palabra sobre la conferencia en la prensa? Me respondió: No lo sé. Debe haber una razón de fondo. ¿Habrán sido los tambores del vudú? “Sí -me dijo él- cuando nosotros venimos, esto se anuncia a través de los tambores del vudú”».

¿Y se puede contar siempre con los tambores del vudú?

«No debe subestimarse la propaganda de los tambores; ésta demuestra que en Estados Unidos existe una subcultura que escapa a los medios obedientes al poder. Pero no rechazo invitaciones de otros sectores. Hace un año me dejé invitar por la Twenty Century Fox, a la que yo llamo la Fox del Siglo XIX, para hablar de mis últimos trabajos sobre la política estadunidense y Bush».

«Me sorprendió que me invitara la empresa más obediente a Bush de todo el país. Pero en el último minuto encontraron la forma de sacarme del programa: Oh, cuánto lo sentimos, pero el ministro de Ecología tenía algo que decir y nos vimos obligados a transmitirlo. Les dije fuck you y salí del estudio».

«Si me invitan y me puedo hacer publicidad, muy bien, pero en caso contrario el éxito es todavía mayor. Si me boicotean esto hace que muchas personas sientan curiosidad e intenten averiguar qué es eso tan terrible que escribo».

«Hace un par de meses di una conferencia en una sala de opera de Seattle. Había 3 mil asientos y se vendieron 4 mil boletos. Creí que me iba a enfrentar a un mar de cabezas blancas y me dije: Ya topé con pared. Sólo puedo hablar para mi generación. Pero en el público había cabezas rubias, castañas, rostros jóvenes, masculinos, femeninos. Esto me dio una satisfacción que nunca obtuve de aparecer en la NBC».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s